Seleccionar página

7 consejos atípicos para preparar la oposición al Cuerpo Nacional de Policía

por | 15 / Feb / 2020

Si estás preparando la oposición para ser policía nacional (o para cualquier otro cuerpo) aquí te presento, más que unos consejos, unas vivencias personales, esperando que puedan servirte para recorrer el camino con mayor facilidad.


 

Permíteme que, antes de entrar en materia, incida en la palabra atípicos. Tanto si ya estás inmerso en la preparación de las pruebas como si estás comenzando a valorar la opción de prepararlas, doy por hecho que ya habrás oído o leído consejos genéricos, los cuales son tan necesarios como prácticamente obvios. Con el contenido de las siguientes líneas yo pretendo ir un poco más allá y ofrecerte, sin considerarme maestro de nada ni de nadie, una serie de vivencias/sensaciones/experiencias personales de quien fue un opositor, esperando y deseando que puedan servirte de ayuda para que, no tardando mucho, tú también consigas tu «APTO». Vamos con ello.

MENTALÍZATE PARA UNA CARRERA DE FONDO

Quizá una de las mayores dificultades de esta oposición sea su extensión en el tiempo teniendo que pasar por varias pruebas en distintos momentos. Por eso conviene que afrontes el proceso como si de una carrera de fondo se tratase, donde los sprints salvajes y desmedidos sólo te desfondarán y acabarán por sacarte del camino antes de llegar a la meta. Has de marcarte un ritmo continuo para el estudio y el entreno con la exigencia apropiada para avanzar, pero con la moderación suficiente para que puedas mantenerlo constante en el tiempo. Recuerda que, a veces, menos es más y que la perseverancia es la clave.

NO COMPITAS CONTRA EL RESTO DE OPOSITORES (COMPITE CONTRA TI MISMO)

Debes saber, o al menos esta es mi forma de verlo, que no peleas por una plaza con el resto de opositores. ¡Tú ya tienes tu plaza! Es tuya, con tu nombre y apellidos. Porque la quieres, la deseas con todas tus fuerzas y la vas a conseguir porque para eso te has enrolado en este barco. Sólo debes confirmar con tu esfuerzo y tu trabajo que, efectivamente, eres digno de ocuparla. Los demás deberán hacer lo mismo con sus plazas respectivas.

El resto de opositores son tus compañeros, no tus rivales. Además, el compañerismo es un valor que debes potenciar, pues en el trabajo policial es de suma importancia

Tú éxito no depende del fracaso de otros, y esto es algo que me enseñaron los compañeros con los que preparé los últimos meses de mi oposición. Apenas 4 meses antes de las pruebas físicas me marché a vivir a Granada y a llegué a una academia de preparación en la que yo, lógicamente, era “el nuevo”. Un recién llegado de Salamanca que, de pronto, irrumpe en un grupo de chicos y chicas que llevaban preparándose juntos casi un año. A pesar de la cordialidad de todos yo siempre tuve la sensación de que me veían como “otro rival más, por si no éramos ya suficientes”. Pero el día de las físicas, concretamente en la carrera, cuando salí de la última curva con las piernas para pocas bromas, de pronto empecé a escuchar unas voces tremendas desde la grada: “¡Vamos Javi! ¡Aprientaaaa! ¡Vaaaamos Javiiiii!”, seguido de algún que otro taco. ¡Eran ellos! Un grupo enorme de los compañeros y compañeras de la academia que me espoleaban desde la grada. Los últimos metros de aquella carrera los hicieron ellos por mí y ese acicate tan inesperado me permitió arañar unos segundos valiosísimos al crono, y con ellos, unas décimas a la nota final. ¡Qué alegría (y qué lección) me dieron!

NO TE COMPARES CON NADIE

Recuerda que las circunstancias personales de cada uno son precisamente eso, personales, y que por tanto la historia de cada cual se escribe en libros distintos y con palabras y frases absolutamente diferentes. No pretendas, por ejemplo, aprobar en la primera convocatoria porque tu primo lo consiguió. Quizá tu primo preparó la oposición en exclusiva mientras que tú has de trabajar a la vez que entrenas y estudias. O quizá tú llevas años sin hacer deporte y necesitas más rodaje para quitarte el óxido y coger ritmo de nuevo. Son sólo un par de ejemplos, pero hay miles de circunstancias y casos. Tú seguirás tu sendero, recorrerás tu camino y no será ni mejor ni peor que el de nadie. Será simplemente el tuyo.

DISFRUTA EL CAMINO

Como te decía al principio, uno de los principales escollos de esta oposición es su extensión en el tiempo. Por ello, si fijas tu vista únicamente en la meta, puedes encontrarte pronto con el desasosiego, pues parece que el objetivo es demasiado lejano y complejo. Sin embargo, si centras tus energías en el siguiente paso y aprendes a disfrutar de los pequeños triunfos, encararás mejor el día a día y eso te permitirá mantener con mayor ánimo y fuerza el ritmo fluido y constante que te llevará al éxito.

Disfrutar el camino es clave para llegar a la meta con garantías

No te centres en si tienes que hacer tantas dominadas para obtener un aprobado. Valora que ahora mismo haces 3, y muy bien hechas, cuando apenas un par de meses atrás no eras capaz de levantarte sobre la barra. No veas el tema sobre la Administración General del Estado como un ladrillo infumable (que seguramente lo sea). Ve en él una oportunidad de adquirir unas nociones de cultura general sobre el funcionamiento de las instituciones. Y así con cada piedrecita que se te vaya poniendo por delante. Si te anticipas demasiado emplearás muchas energías en solventar situaciones que, muy probablemente, nunca tengas que llegar a enfrentar. Ya buscaremos un puente si nos encontramos en el camino con un río.

BUSCA UN ENTORNO PERSONAL CON LAS MISMAS INQUIETUDES

Aunque la oposición es un camino que se recorre en solitario, el hecho de tener un círculo de compañeros/as que compartan las mismas inquietudes y objetivos puede ser muy beneficioso para todos los integrantes de ese grupo. Podéis resolver dudas, animaros y motivaros mutuamente en momentos de bajón, compartir información, materiales y, por qué no, momentos de desconexión y ocio, que también son muy necesarios.

CONOCE PREVIAMENTE LOS ESCENARIOS CON LOS QUE TE ENCONTRARÁS

Lo desconocido siempre genera incertidumbre, y la incertidumbre puede afectar a tu rendimiento. Por ello es recomendable que, cada cierto tiempo, realices simulacros de las pruebas a las que tendrás que enfrentarte, tratando de recrearlas con la mayor fidelidad posible.

Para hacer simulacros de las pruebas de conocimientos realiza los tests en el mismo orden en el que te los presentarán el día del examen, empleando exactamente el mismo tiempo que se estipule para cada una de ellos y con los mismos minutos de descanso entre unos y otros. También deberías emplear la plantilla oficial de respuestas o una muy similar para adquirir así la costumbre de rellenar bien y sin errores las casillas.

Realizar simulacros de examen con la plantilla oficial de respuestas y recrea al máximo posible los escenarios y situaciones con los que vas a encontrarte

Para medir tu estado físico y controlar tu evolución es de suma importancia que también realices simulacros de examen. En esos ensayos levántate a la hora en la que vayas a hacerlo el día de las pruebas y desayuna lo mismo que planees tomar en esa fecha tan importante. Comienza el simulacro a la hora aproximada a la que vayas a comenzar a examinarte en tu día asignado y realiza las pruebas en el mismo orden que se establezca para tu convocatoria. Procura que los terrenos se asemejen a los que te encontrarás en la sede de la prueba (un suelo similar para el circuito, una pista de atletismo de 400 metros…) y que los tiempos de recuperación también se aproximen a los que tendrás entre prueba y prueba. Cualquiera de estos detalles puede influir en tu rendimiento, tanto a favor como en contra, y por eso deberías medirte recreando al máximo las condiciones del día clave.

NO LE TENGAS MIEDO A NADA (Y MENOS A LA ENTREVISTA)

Si has elegido esta profesión ya sabrás que en ella tendrás que enfrentarte a situaciones de extrema tensión, a delincuentes peligrosos, en ocasiones armados, y por si fuera poco, al juicio y opinión de todo aquel que te vea actuar. Teniendo todo esto en cuenta, ¿de verdad vas a temer a unas pruebas de selección o a un par de personas que te hagan algunas preguntas incómodas? ¡Nada de eso! Si vas a ser policía estás más que capacitado para enfrentar y superar todas y cada una de las pruebas que te encuentres en el proceso, por mucho que las compliquen. Y por supuesto que la tan temida entrevista personal no es una excepción. No te dejes llevar por los mitos y leyendas urbanas que sobre esta prueba circulan y afróntala con naturalidad, como una parte más de un proceso selectivo que tú vas a superar con holgura.

 

 J. Guerrero (Salamanca). Crecí en el barrio de Pizarrales, lugar de nacimiento de un famoso delincuente: «el Lute». Pero yo elegí el otro bando. Por eso hoy escribo, sin pretensiones de fama ni fortuna, pero con conocimiento de causa, sobre el bien y el mal, sobre policías y ladrones, sobre criminología y criminales… ¡Te agradezco mucho tu visita y tu lectura!

.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puede interesarte